MAREM LADSON @ 26/04/18 GARUFA CLUB (A CORUÑA)

COMPARTE

Hace unas semanas, escuchando la radio por la mañana en el trabajo, creo que fue en la segunda parte de “Hoy empieza todo” con Marta Echeverría, una canción, una voz, despertó una enorme curiosidad en mi persona. No pude escuchar el nombre de la cantante, tampoco sabía si era una banda o solista, nacional o extranjera, pero sí pude escuchar una fecha y un lugar: 26 de abril, Sala Garufa. Así que raudo compré mi entrada anticipada para dicho concierto, Marem Ladson se llamaba, por fin sabía su nombre !!… y allí me presenté.

Llegamos pronto así que tuvimos suerte y pudimos ocupar una de esas mesas redondas pequeñas que le confieren un aire de club de jazz neoyorkino al local. Primera fila. Un gran acierto y punto para la sala por la disposición de las mesas. Minutos más tarde se subió al escenario sin más compañía que su guitarra.

Hola, me llamo Marem Ladson, soy de Ourense

Sorpresa: ¿Quién podría imaginarse que la chica de la radio con esa dicción perfecta era gallega? Yo desde luego, no.

Y empezó a cantar, una a una, todas las canciones incluidas en su único disco, y a medida que avanzaba el concierto más me sentía como en esa escena de Begin Again en la que Mark Ruffalo (totalmente borracho) escucha por primera vez cantar a Keira Knightley, y empieza a imaginarse la orquestación de la canción que está cantando. En lo de borracho también, no me juzguéis, cuatro cañas mal tomadas después de un duro día de trabajo le pasan factura a cualquiera.

Poco más se puede contar de un concierto en formato acústico de una artista a la que no habías escuchado más de 60 segundos en tu vida, pero sí se me ocurren algunas palabras sueltas que resumirán muy bien lo que fue: Delicioso, Exquisitez, Maravilla.

La voz de Marem suena mucho a Lana Del Rey en formato acústico, pero ojo, el trabajo de producción de Brian Hunt (Half Foot Outside, Templeton, Tuya, Russian Red) le aporta un toque diametralmente opuesto en formato banda, aquí suena a Rock Alternativo, y allí donde en acústico me recordaba a la diva de nueva york, en formato banda las referencias tiran más hacia Angel Olsen o a Courtney Barnnet por citar algunos ejemplos. Descartada la comparación con Lana.

Un disco lleno de letras que tratan de temas cotidianos, de las cosas que le pueden pasar a una mujer de su edad, un disco que sin duda estará a final de año en las listas de lo mejor del 2018 gracias sobre todo a maravillas como Shades of Blue, Woods, All My Storms o West.

Tengo el privilegio de haber sido la primera persona “del mundo mundial”, como reflejó en su rúbrica sobre el vinilo, en comprarle su disco. Así es imposible no volver contento para casa.

Si pasa por vuestra ciudad no lo dudéis. Yo estoy esperando a que vuelva con mucha más gente sobre el escenario.


COMPARTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *