WOS 2019: MIRANDO AL PASADO, ESCUCHANDO EL FUTURO.

COMPARTE

No había mejor manera para darle la bienvenida al otoño: otro año más, y ya van seis, nos fuimos a Compostela a disfrutar del más que consolidado WOS Festival.

El objetivo está más que cumplido y el WOS se ha convertido en uno de los referentes peninsulares en cuanto a música de vanguardia se refiere. Si bien es cierto que se trata de un festival con una propuesta arriesgada, hace que sea difícil contentar a todos los públicos pero, por supuesto, las sensaciones han sido muy buenas.

Bien entrada la tarde del viernes llegamos a Compostela, y nos fuimos directos al centro histórico, donde se mueve el grueso de la programación musical y, en el que los emplazamientos ofrecen una facilidad de movimientos entre espectáculos gracias a su cercanía.

Una de las actuaciones con las que más disfrute el viernes fue con la de Drew Mcdowall acompañado de las visuales de Florence To, con una intensidad brutal de principio a fin que no dejó indiferente a nadie. Un gustazo para los fans de Coil.

Ganas teníamos de ver a Nihiloxica, pero nos fue imposible debido al aforo completo de la terraza de la Granell.

A priori, la actuación del saxofonista Bendik Giske no me atraía tanto, sin embargo su puesta en escena fue digna de dejarse llevar, pese a que llegamos algo tarde y no vimos la actuación entera.

Uno de los platos fuertes de la noche era la americana Holly Herndon presentando su álbum «PROTO«.

Holly, acompañada de un grupo de cantantes, consiguió una actuación de lo más ecléctica y encantó al público que se congregaba en la sala Capitol.

La guerra entre el drone y el ambient que es capaz de hacer saltar por los aires lágrimas de emoción Rafael Antón Irisarri es difícil de explicar. Personalmente de lo mejorcito del festival. Gran acierto la ubicación de la iglesia de la Universidad.

Uno de los momentos de la tarde del sábado fue poder ver el último trabajo de Luke Younger alias Helm, el que unido a las tremendas visuales del japonés Tatsuya Fujimoto fue de lo más visceral. Una actuación con una fuerte carga industrial y de experimentación.

Ya de vuelta en la sala Capitol por segundo día consecutivo destacamos las actuaciones de los históricos Plaid y su ultimo álbum «Polymer«, acompañados de un violín, demostrando por qué siguen en la cresta de la IDM después de tantos años; y la gran puesta en escena de Amnesia Scanner, creando por momentos una sensación de caos absoluta.

Si hay algo que echamos de menos muchos de los que estábamos allí y estuvimos en ediciones pasadas fue no tener otra ubicación para el clubbing de última hora, algo que daba al festival ese toque más underground y que la Capitol no puede ofrecer.

Sin más, hacer mención a la organización por su buen trabajo y a ese ambiente tan familiar que se ha creado durante todo este tiempo. Esperando fervientemente la siguiente edición.

Fotos: WOS oficial


COMPARTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *