AFTER COVID 19…

COMPARTE

Lo primero aclarar que con esta parrafada que viene a continuación no busco ser alarmista, ni crear incertidumbres, ni alimentar bulos ni fake news, esto es tan sólo una reflexión y opinión personal, sólo eso…. Y por supuesto que hay cosas más importantes alrededor de esta pandemia pero SOLOFOLAR es una web sobre música.

Dicho esto expongo mi opinión sobre algunas consecuencias musicales post-virus

Decenas de festivales primaverales se han caído o aplazado. La sombra de la suspensión sobrevuela sobre grandes como el Primavera Sound. Los macrofestivales veraniegos tiemblan: el temor a aplazar o suspender, la incertidumbre de si podrán contar con las grandes estrellas del cartel porque no son sólo las medidas en nuestro país, son las que toman o tomarán otros países, el remontar un año de cancelación… y esto sólo en temas festivales.

Y las salas? Y los artistas más “pequeños” que sobreviven fin de semana tras fin de semana ??? Y esos pequeños promotores que arriesgan para, en muchos de los casos, ganar lo mínimo???

No soy ningún experto en el sector musical ni analista económico, y lo que expongo son tan sólo reflexiones en estos días de cuarentena a raíz de lo que voy viendo en redes musicales y festivaleras varias.

Vamos por partes:

1. Suspensiones y aplazamientos masivos y preocupantes???

Leo en Mondosonoro que no hay que alarmarse porque “Estamos en un periodo simplemente de no movimiento, es decir, los artistas que iban a salir a la venta se esperarán y los proveedores técnicos que tenían un encargo a desarrollar, de forma idéntica, esperarán junto con el promotor a que la situación sea estable. Este hecho y situación ha puesto de manifiesto la unión y extraordinaria relación existente entre todos los agentes del sector”. Y después lees la noticia de El Periódico y te plantan que “la Federación de Música de España afirma que habrá unas pérdidas estimadas de más de 700 millones de Euros” Y no sólo eso: “Se asume que la crisis se alargará hasta septiembre, o al menos sus consecuencias, y que golpeará al sector en sus meses álgidos de festivales y conciertos” Vaya dos noticias, el ying y el yang.

Y esto que se lo expliquen a los festivales más modestos… cómo todo un año trabajando y rompiéndose el coco con patrocinios, ayuntamientos, permisos, artistas, lidiando con cientoyunamil trabas para que de un día para otro tu festival no se celebre…en fin.

Y en cuanto al tema aplazamientos. Parece que vamos a tener una temporada otoño-invierno movidita pero (oficiando de abogado del diablo) veamos detalles a tener en cuenta:

  • Un más que probable contexto de crisis.
  • Aforos??? esa distancia social???
  • Los festivales (en esas fechas) contarán más bien con un público local o cuasi local (para bien o para mal)
  • Las condiciones meteorológicas conllevarán cambios de emplazamientos???
  • Las giras de algunos de los artistas seguirán cuadrando en fechas??
  • Los países de algunos artistas…cómo evolucionan en esta crisis sanitaria?? Podrán acudir a esas citas pospuestas??? (ejemplo claro: USA)
  • La competencia, porque por lo que se ve los aplazamientos (muchos) van camino del último trimestre del año. Además de todos esos festis invernales que no han dejado de crecer en los últimos años
  • No suele ser época vacacional por lo que esos maratones de cinco días dudo que ocurran.
  • Exceso de oferta… burbuja interminable…
  • …Y así podría seguir con pequeños detalles que sumados plantean cierta incertidumbre para esos anunciados cambios de fechas.

2. Y las Salas…??

Si ya la papeleta es complicada día a día, cómo se presenta la situación post-covid??? Costará recuperarse después del mazazo y además con la competencia de esos festivales pospuestos a otoño-invierno. De hecho muchas salas dejan de programar en verano por razones obvias. Las programaciones en sala tienen su punto álgido en esas giras post-Septiembre. Aunque viendo el lado positivo (si lo hay) pueden pescar a esos artistas que se acercan a esos festivales y aprovechar sus giras. Siempre y cuando esos artistas no estén confinados en sus países por tomar medidas tardías… Y no sólo eso, habrá que ver las medidas y psicosis de la gente ante la incertidumbre sanitaria del famoso virus… qué hay de esa distancia social?? quién se encierra con 200 personas en una pequeña sala bebiendo, sudando, rozándose, empujándose…tras lo vivido (más bien que estamos viviendo) en esta cuarentena y lo que nos bombardean los medios de comunicación??? Complicada situación.

3. Pequeños promotores, técnicos de sonido, de luces, imprentas, empresas de alquiler de equipos, backline…Todo eso que hace que funcione un bolo y que muchas veces son los grandes olvidados. Sin duda estarán viviendo una época muy muy difícil. Que sí…que el gobierno promete ayudas etc, etc, pero… Las pérdidas de esta cuarentena son grandes y la competencia a la vuelta, si antes era dura … ahora todavía más. Insisto en que no soy experto pero leyendo comentarios de profesionales que conoces, la cosa llevará su tiempo.

4. Y los músicos… Los otros grandes damnificados.

Que sí…mucho festi streaming pero…no es lo mismo. Muchos grupos PYMES (pequeños y medianos) que son la inmensa mayoría, han recibido un ostiazo en toda regla. A todos les ha caído como un jarro de agua fría el cierre temporal de todo tipo de locales de ocio. Si ya se vive un panorama y condiciones precarias imagínate cerrar salas y locales durante un mes??? Vivir día a día en muchos casos, los casi inexistentes ingresos de las plataformas digitales (eso está reservado a los grandes), la lucha por conseguir fechas que se han suspendido, el duro trabajo de buscar un hueco en festivales que se aplazan o suspenden (bueno en estos casos supongo que se contará con los seguros pertinentes), los gastos de pagar local, la inversión realizada en grabaciones y merchan que no se recupera, gastos en equipos, instrumentos, de músicos que pagan a músicos… Todo eso que mucha gente no sabe pero que los músicos sí. Una precaria situación laboral que parece que sólo sale a flote en casos extremos como este. Y así podría seguir… Echemos una mano en estos momentos y compremos sus camisetas, sus discos, su merchan… eso sí ayuda. Cómo canta Residente en esa maravilla de título “René”: “en la industria de la música todo es mentira, mi hijo tiene que comer así sigo de gira, sólo me queda lo que tengo”. Frases en la que muchos músicos y profesionales se verán reflejados.

Esta crisis inédita y excepcional ha sacado a relucir de forma más explícita precariedades y necesidades en un sector que mueve millones, pero en el que no es oro todo lo que reluce.

Vaya panorama que pinto eh??!!! Bueno, según dicen, las altas temperaturas ayudan a acabar con el virus y ya están apareciendo las primeras vacunas… porque esa es la única solución a esta maldita pandemia.

Hora de reflexionar… siempre optimistas, se saldrá de esta, de la experiencia siempre se aprende … La música es bien de primera necesidad !!!

Aquí os dejo dos temazos para sobrellevar la cuarentena…


COMPARTE

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021

Tema de Anders Norén

Scroll Up
A %d blogueros les gusta esto: