CRÓNICA FANZINE FEST 2019

COMPARTE

Foto: Fanzine Fest Oficial

FANZINE FEST se hace mayor de edad en su quinta edición. El festival se consolida como un referente en el noroeste y fecha imprescindible en la agenda festivalera para cerrar el año.

FANZINE RECORDS está detrás de este festival que significa un soplo de aire fresco a la electrónica galaica que, siguiendo fieles a sus ideales, han conseguido aunar exitosamente propuestas de corte más experimental y vanguardista, con la electrónica más enfocada a la pista de baile. Y, a su vez, asentar el desarrollo de charlas y talleres en el entorno del festival.

Una de las novedades de este año radicaba en una mayor oferta de espacios en los que se llevaban a cabo algunas actuaciones que fueron todo un acierto; y que a pesar del reducido aforo (lamentablemente no todos pudieron disfrutar de ellas), sirvieron para romper esa barrera muchas veces infranqueable entre público y artista, y sentir la energía que se transmitía en ellas.

JUEVES

La jornada inaugural se desarrolló por primera vez en la Casa de las Ciencias.

Ubicada en el corazón del parque de Santa Margarita, un antiguo palacete de base octogonal, en el que su cúpula alberga el Planetario. Dudo que muchas ciudades en España y Europa puedan ofrecer un espacio de estas características. Rara vez utilizado para propuestas de esta índole, pero que sin lugar a dudas fue todo un acierto, dejándonos no una de las mejores actuaciones, sino la mejor de todo el fin de semana.

La actuación de Death Whistle era garantía segura. A pesar de que el material que traía para la ocasión como quien dice, no estaba testado, y todos los que estábamos allí pudimos ser los primeros en escuchar su nuevo trabajo. Ruidos densos y saturados, de corte experimental e industrial. Una auténtica banda sonora apocalíptica en la que las capas sonoras ambientales lo llenaban de espiritualidad.

La obra fue acompañada de unas visuales sumamente impactantes. Gracias a la cúpula, las imágenes proyectadas, potenciaron su profundidad, favoreciendo la inmersión absoluta de los allí presentes.

VIERNES

Maratoniana jornada la que nos esperaba el segundo día en la Fundación Luis Seoane.

Jornada en la que nos proponían desde talleres temáticos, workshops y actuaciones musicales desde las doce de la mañana. Ganas teníamos de escuchar el set de Bosidilong, así que un café para levantar a los muertos y allá nos fuimos. Selección musical exquisita para empezar el día. Hora y media que nos supo a poco, casi nada.

Tras un receso para reponer fuerzas no nos queríamos perder a los ganadores de la I Convocatoria de Música Electrónica para ayudar a promover y difundir a nuevos artistas gallegos. Le tocaba el turno al dúo RAM, y si de lo poco que habíamos escuchado no nos acababa de convencer, fueron la sorpresa de la jornada. Con una base troncal basada en la experimentación y gran aporte el uso de la guitarra. Ovación bien merecida por parte del público.

Era media tarde y el cambio de ritmos producido por Lefrenk hizo que los allí reunidos empezaran a bailar y no parar. Gran directo el del coruñés, que sabía que jugaba en casa.

Tras todos los momentos vividos por la tarde nos quedamos con el set de Amulador, un discurso de techno sutil que sirvió como prólogo al plato fuerte del día, Galaxian.

El escocés hizo lo que mejor sabe hacer: electro de alta intensidad y a su vez accesible, en la que la velocidad de sus pistas fue aumentando acercándose cada vez más hacia el braindance.

El cansancio hizo mella y nos retiramos para coger con fuerzas lo que prometía ser el día grande.

SÁBADO

La última jornada comenzó con la sesión matinal en el Teatro Colón. Nos esperaban dos actuaciones que seguro que para los allí presentes tardaremos tiempo en olvidar. Formarán parte de las mejores que pasaron por la ciudad herculina.

El gran descubrimiento del festival fue el dúo asturiano Galgo, formado por el multiinstrumentalista Javier Bejarano y la pianista Verónica R. Galán. Melodías orgánicas con ritmos folk, o como dicen ellos ́ ́bandas sonoras para películas que aún no existen ́ ́. Fue una actuación emocionante y catárquica en la que la unión del público y artistas en el escenario jugó un papel clave.

Las luces del teatro se encendieron para dar paso a Dorian Concept, el cual no defraudó. No dejó pestañear a ninguno de los allí presentes. Una cosa es oírlo y otra verlo.

Puntualmente a las seis de la tarde comenzaba en la Sala Túnel la actuación de Lagoon. Tras las buenas críticas recibidas por su actuación la semana anterior en el Cortapega, en Compostela, fuimos a verlos. Muy buen sabor de boca nos dejó la actuación de los ourensanos.

Alienata dejó claro desde un principio que no haría concesiones, un auténtico bolazo vamos…

Difícil se lo dejaba al capo de Fanzine, pero se ve que el electro no se le da nada mal a Roi y se acabó llevando la mayor ovación de todo el festival.

Mención especial a Sergi Palau, que con sus visuales, tanto para Alienata como para Roi, crearon el tándem perfecto.

Llegaba el turno de Lena Andersson… y no sorprendió tanto como pudo hacerlo. Posiblemente por las actuaciones que le precedieron y porque quizá hubiese funcionado mejor un poco antes. De todas formas nos dejó muy satisfechos con su disco.

Declaración de intenciones las de The Horrorist, que ya al comienzo de la actuación se bajó del escenario. A medio camino entre una performance, y con ritmos que abarcaban desde el post-punk más sucio hasta el gabba neoyorkino. Los terrenos musicales en los que se movía no terminaron de encajar en parte del público presente. Pero sin duda, fue un cierre de locos (en el mejor sentido), y nadie lo habría hecho mejor que él.

Larga vida al FANZINE FEST …nos vemos en 2020 !!!!!

FOTOS: Fanzine Fest oficial


COMPARTE

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2020

Tema de Anders Norén

Scroll Up
A %d blogueros les gusta esto: