LA “IATROXENIA” DE OIDE

COMPARTE

Detrás de OIDE está IAGO ALVITE, un músico devorador e investigador de todo tipo de estilos. El curriculum de Iago Alvite es interminable, ha militado en cientos de bandas de todo pelaje: Machetazo, Generic Death, Diluyana, Ulrica, ese “remember” Eskizos de hace unos años, participante de las sesiones del colectivo HALO; es el 50% de Comando Psicográfico, esa experiencia que aúna música, viajes extrasensoriales, dibujo y catarsis, junto al pintor e ilustrador Pablo Gallo… y ahora vuelve a sorprender con este proyecto DIY total, bajo el nombre de OIDE.

Su primer trabajo lleva por título “IATROXENIA”… “daño no deseado ni buscado en la salud, causado o provocado, como efecto secundario inevitable, por un acto médico legítimo y avalado, destinado a curar o mejorar una patología determinada” esta es la definición de Iatrogenia, y hay mucho de ello en el disco de OIDE, efectos secundarios inevitables…

“IATROXENIA” está formado por dos extensas piezas: Iatroxenia y Multitude Deserta, grabadas en estudios Utopía para Gravacións Distópicas (casa y sello creados por el propio Iago) y “usando desde palanganas, golpes y otros objetos hasta los clásicos guitarra, bajo y contrabajo“. Experimentación sonora en su máxima expresión.

Dark ambient, drone, ruidismo, improvisación, amalgama de sensaciones alucinógenas, incómodas, punzantes, melancolía y angustia llenas de reverb y delays que magnifican todavía más esas sensaciones, voces death, inquietantes silencios, pánico… “olladas escuras como escuras son as realidades sobre as que se asentan“. Un trabajo en el que el Iago nos acaba engullendo, devorando (literalmente) en el minutaje final de Multitude Deserta.

Si hace nada comentábamos de Traje de Saliva que no era para todos los públicos, lo mismo podría aplicar para OIDE, pero es esa inmensa minoría la que recibimos y percibimos trabajos como “Iatroxenia” como necesarios. La búsqueda a través de la música de sensaciones diferentes, buenas o malas, y con experiencias sonoras como las de OIDE lo conseguimos. Me remito (de nuevo) a la definición de Iatrogenia: efectos secundarios inevitables producidos por la escucha de este trabajo.

Cómo no podía ser de otra manera, el artwork de “Iatroxenia” es otra maravilla de Pablo Gallo, y uno de sus ex-compañeros de aventuras musicales, JM Dopico (Machetazo, Premature Burial, Leprophiliac) define muy bien lo que podemos encontrar en el disco “Paisajes sonoros oscuros y melancólicas que me recuerdan a los pasajes acústicos de Corrupted, Asunder ou Earth.  Obra maestra absoluta!”. Y un servidor que ha compartido vivencias musicales y personales con él, sólo puedo decir que la inquietud, riqueza y curiosidad musical de Iago Alvite no conoce límites, y OIDE es otra muestra de ello.

IATROXENIA” lo podéis encontrar en formato digital y físico (CD) en el bandcamp del artista

Ya estáis tardando a sumergiros en nuevas experiencias sonoras… no respondemos de los efectos derivados de “Iatroxenia


COMPARTE

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021

Tema de Anders Norén

Scroll Up
A %d blogueros les gusta esto: